Enfermedades degenerativas, discapacidades y trastornos de la conducta

Este es un conjunto de enfermedades y condiciones que pueden afectar el movimiento, el equilibrio, el habla, la memoria, la conducta y la capacidad de entendimiento, entre otras funciones que les dificulta solucionar problemas de la vida cotidiana. Dentro de estas enfermedades y condiciones podemos mencionar: Enfermedad de Alzheimer, Parkinson, Síndrome de Down, Trastorno del Espectro Autista, entre muchas otras.

Dependiendo de la enfermedad se pueden presentar manifestaciones orales como: un incremento en la presencia de caries y enfermedad periodontal, xerostomía (boca seca) o exceso de salivación, sensación de ardor bucal, bruxismo (rechinar dientes) y sensibilidad dental. Todas estas manifestaciones orales pueden llevar a la perdida de piezas dentales, y se dan como consecuencia de la alteración de alguna de las funciones antes mencionadas que imposibilitan o dificultan la capacidad del individuo para realizar la rutina de higiene bucal de una manera correcta, así como efectos secundarios a posibles tratamientos farmacológicos.

Tanto como profesionales de la odontología, como cuidadores, debemos entender estas enfermedades y sus alteraciones para poder ayudar a mantener un estado de salud bucal a quien la padece. Las deficiencias motoras son la causa de una pobre higiene bucal, ya que estas deficiencias les condiciona para realizar una correcta maniobra durante la rutina de higiene bucal, por lo que llegan a necesitar ayuda durante la misma.

La dificultad en el aprendizaje y la pérdida de memoria que se pueda generar, hace que estos pacientes requieran repeticiones periódicas de como llevar a cabo los procedimientos, pues es posible que se pueda olvidar el uso correcto del cepillo dental, en términos de manejo del mismo y la frecuencia necesaria de uso.

Los cambios en el estado de ánimo y en el patrón de conducta son un factor difícil de manejar, requerirán de mucha paciencia tanto en consulta como en casa por parte de sus cuidadores. Nuevamente la repetición será necesaria, sobre como realizar las técnicas de higiene, sobre la condición particular del paciente y respecto a los procedimientos que realizaremos, esto con la finalidad de encontrar la cooperación por parte del paciente y reducir el nivel de ansiedad que pueda generar la atención.

Queda claro que tanto odontólogo como cuidador requieren de habilidades para el manejo de estos pacientes, la dificultad para comunicarnos y relacionarnos con ellos puede conllevar un grado de complejidad, es vital entender que las intervenciones terapéuticas tempranas de las enfermedades bucales pueden prevenir complicaciones sistémicas. Además, es importante tener en claro que un aspecto clave es la promoción de la salud, la prevención de enfermedades bucales y un manejo multidisciplinario.

Pronto estaremos hablando a profundidad sobre cada una de estas enfermedades y condiciones, porque la salud bucal es parte de la salud general, y para mantener un óptimo estado de salud bucal es necesario ver más allá. Si te interesa conocer sobre algún tema en específico, no dudes en contactarme a través de redes sociales o formulario de contacto

#MásAlláDeLosDientes

 

Recibe lo último en tu correo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s