¿Por qué le tememos al odontólogo?

Es importante saber que es normal sentir algo de temor o ansiedad a la consulta dental, tememos a la posibilidad de sentir dolor, además de tener la percepción de sentirnos amenazados y vulnerables, pero dentro de la sensación que estamos pasando, recibimos la atención. Por otro lado, existen casos en que es más complicado, donde se puede tratar de fobia, conocida en el ámbito odontológico como odontofobia. Según la Organización Mundial de la Salud, el 15% de la población la padece y se define como, el miedo irracional y muchas veces paralizante que se siente por el odontólogo y los tratamientos dentales. En este caso, sentimos un temor inexplicable, con estímulos intensos, lo que nos puede llevar a postergar la atención aun cuando experimentemos dolor, ya que el miedo nos supera.

Estos sentimientos hacía la atención odontológica pueden ser multifactoriales y son tema de estudio, entre las causas más comunes: experiencias traumáticas previas, sobre todo aquellas experimentadas durante la niñez. Existen otros factores que influyen en la ansiedad, como familiares cercanos que sufran de ansiedad al odontólogo y la trasmitan; la postura en el sillón dental, que nos hace sentir indefensos por naturaleza. La cara es un área altamente sensible por las terminaciones nerviosas, en ella concentramos los cinco sentidos, lo que nos hace sentirnos amenazados. Los sonidos los sentimos magnificados y nuestra visión cercana con la que podemos observar los instrumentos que utilizamos, pero limitados a lo que sentimos dentro de la boca por la manipulación.

Es necesario comprender que algunos procedimientos dentales generan algo de molestia, todos somos diferentes y tenemos diferente umbral de dolor, cada caso tiene su nivel de complejidad y características particulares que pueden influir (infecciones, la propia anatomía del paciente), si bien es cierto, pueden existir casos en los que haya deficiencias por parte de un especialista, lo importante es no caer en el descuido, ya que entre más se posterga la atención más complejo será el tratamiento.

Ante todo es importante no dejar la atención de lado, la prevención es primordial si sufrimos de ansiedad o fobia, para evitar complicaciones, no debemos esperar presentar dolor para acudir a la consulta dental, el dolor previo magnifica la sensación de ansiedad. Consulta con tu odontólogo y expresa lo que sientes, cuando creas un vínculo de confianza con el profesional todo será más fácil, los odontólogos estamos capacitados para manejar la situación y buscar alternativas para superar el temor que se pueda sentir, de manera tal que tu salud bucal no se vea deteriorada.

Instagram @od.batista

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: